La última sesión

La mañana de 22 de junio de 1962 Bert llegaba a el hotel Bel Air, suite 261. Él reservó allí sin saber que era uno de los hoteles favoritos de aquella chica . Desde Nueva York llevó vestidos, pañuelos, collares y varios tacones . Y encargó tres botellas de Dom Pérignon la favorita de la rubia despampanante que seria el boom de la próxima edición de la revista . La esperaron cinco horas, él y su champán. Y Marilyn apareció, sonriente, esbelta, “hermosa, trágica y compleja”, que diría él.

Auctioning Marilyn

Y se que ese dia a Bert se le olvido su vida en Nueva York ol vido su esposa y de todo lo que tenia antes de ver a Marilyn, estaba enamorado y hechizado , pues nunca creyó que era verdad lo que decían de ella,, pues se rumoraba que cautivaba y llega a hipnotizar a todo el que la veía. El sol se oponía en California y se tornaba naranja el ambiente , el alisto su cámara puso su 35 mm y la encuadro se quedo unos segundo contemplándola y haciendo una prueba de luz , le pregunto de cuanto tiempo disponían para la sesión y ella con una voz burlona le dijo el que queramos, y en ese momento el sabia que era solo para el .

Bert quería que se probara alguno de los accesorios , pero Marilyn como siempre salía con alguna de sus suspicaces frases ¿ quieres fotografiarme desnuda , ¿ verdad? Y el sin dudarlo ascendió con la cabeza , pidió que le arreglaran el cabello platinado y descorcho una botella de Dom Pérignon prendió el tocadiscos al ritmo de los Everly Brothers y agitos sus caderas, dejando ver cada uno de sus perfectas imperfecciones.

marilyn-monroe-photographed-by-bert-stern-for-the-last-sitting-1962-b

Ya eran las 4 am del 23 de junio y estaban acabando de revelar las pruebas de las fotografías, Marilyn tacho algunas, Bert se marcho con su equipo y volvió a la realidad en donde ella no estaba .

marilyn

Siete semanas después miles de periódicos en el mundo mostraban las fotografías de Marilyn pero no precisamente las que Bert había tomado aquella tarde , si no las que mostraban fotos de la gran carrera y como había sido apagada por un ¿asesinato? ¿suicidio? y aun inconcluso Bert la sigue amando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s